Punto de encuentro

La parroquia, sin desatender otros ámbitos más permanentes de su actividad, quiere ser ”punto de encuentro” de esta zona de la ciudad. Así desea ser fiel a lo que el Papa Francisco pide a las parroquias: “estar en contacto con los hogares y con la vida del pueblo” (EG 22), abriendo su espacio al barrio y a la realidad de sus vecinos.

Esta iniciativa de un grupo de voluntarios ha surgido de la reflexión comunitaria que ha constatado que:

  • El territorio de nuestra parroquia está habitado por un número significativo de personas mayores y con muchos domicilios donde habita una sola persona.
  • La tendencia al individualismo de nuestra sociedad, provoca el aislamiento y olvido de muchas personas y, en particular, de las que ya no son significativas desde el punto de vista social.
  • Las redes sociales facilitan la comunicación fácil e inmediata con todo tipo de personas, pero no siempre nos permiten comunicarnos de manera significativa.
  • Sin olvidar que los expertos alertan sobre casos más extremos de soledad; algunos llaman a la soledad “la epidemia del siglo XXI”. Hoy  se tiene una preocupación especial sobre “la soledad no deseada”, que se da cuando las personas se sienten sin apoyos o sin alguien con quien contar. 

Por este motivo el curso 2019-2020 se iniciaron unos talleres animados por voluntarios y abiertos a la participación de las personas mayores del barrio que lo deseen. Hasta el corte provocado por la pandemia han funcionado los siguientes talleres: arte y cine, club de lectura, “en forma”, taller de memoria, cuida tu imagen, ecología, …

Lamentablemente, tras la interrupción por el COVID-19, se está a la espera del momento en que se puedan reanudar presencialmente sin peligro sanitario.

Comentarios cerrados.